Ana Maria Roa

Habitar en los pliegues

Fieltro húmedo, ramas y hojas.

Dimensiones variables

2021

La piel es un estado emocional, es un estado del ser,

es el estado propio de la naturaleza salvaje femenina. 

                                                                                                                                                                           CLARISSA PINKOLA ESTÉS

                                                                       

La obra Habitar en los pliegues consiste en la construcción colectiva de una tela con la técnica del fieltro, que entre las capas de la lana tiene entramadas piezas vegetales como hojas, ramas, raíces, etc. La obra pretende ser intermediaria entre los mundos vegetal, animal y humano. Esta piel de fieltro es habitada por tres mujeres que juegan a relacionrse con ella como si fuese su piel, su cuerpo, su casa. Queda en evidencia un interés en generar relaciones y en cuestionar las maneras en que nos vinculamos con nuestro entorno. Esta propuesta invita

a los espectadores a salir de su cuerpo recto y vertical, para investigar qué animales y plantas los componen, para alcanzar ¿o retornar? a su naturaleza salvaje. El propósito es comprender que el ser humano “no es de ninguna manera un producto firme y duradero (...) es más bien un ensayo y una transición”, como sostenía Hermann Hesse.